Posted by on

¿ Quien es un Corredor Inmobiliario ?

El Corredor Inmobiliario profesional es un facilitador de las transacciones inmobiliarias. Como tal,  tiene un doble compromiso de fidelidad: Con el “Cliente Propietario” y con el “Cliente Comprador”. El Corredor Inmobiliario Profesional está en medio de los dos. Intermedia entre dos posiciones  y debe velar con objetividad por los intereses de ambos.

El objetivo del Corredor Profesional es conducir  una transacción cuyo resultado sea Ganar-Ganar. La negociación inmobiliaria es un proceso de búsqueda conjunta de soluciones para satisfacer necesidades y aprovechar oportunidades.

 Es por eso que el proceso que conduce al traspaso de una propiedad de un cliente a otro, debe ser un  procedimiento cristalino, cuyas opciones,  puestas sobre la mesa de negociación,  sean validas  y beneficiosas para todos los que intervienen en ella.

Entonces, es el Corredor Inmobiliario Profesional quien crea el ambiente, establece el ritmo y marca el camino a seguir en una negociación. Para que ella sea fluida  el Corredor Inmobiliario tiene que conocer a profundidad el inmueble que vende; debe tener un extenso conocimiento (aunque no necesariamente profundo) sobre los aspectos jurídicos de la actividad inmobiliaria; tiene que desarrollar escenarios financieros que satisfagan los requerimientos de sus clientes; debe conocer la limitación o el potencial de desarrollo del inmueble para establecer un precio. Si se trata de vender un proyecto completo o gerenciar un condominio, debe crear una atmósfera motivante de   crecimiento en el condominio para que sus clientes se vean como vecinos y no como “el tipo de al lado” 

Mary Parker,  Consultora de Empresas, tenía un cliente que creía estar en el negocio de las persianas. Ella le hizo caer en cuenta que en realidad estaba en el negocio del  control de la luz. El del Corredor Inmobiliario debe preguntarse ¿En qué negocio estamos? Cualquiera puede responder que estamos en el negocio de vender bienes raíces. Yo no creo que nuestro negocio sea la venta de una inmensa cantidad de bloques, cemento y cabillas, armados de cierta forma.

Creo firmemente que estamos en el negocio de vender sueños,  en el negocio de señalar el camino que hace viable un lugar para crecer como seres humanos, como empresa, como organización social. Vendemos soluciones a necesidades concretas. Vendemos la seguridad que experimentamos cuando la propiedad nos afianza el sentido de pertenencia.

Vendemos la estabilidad emocional que nos proporciona nuestro mosaico de memoria que conserva viva las calles, los ríos y los árboles que conforman nuestras vivencias, los colores y los olores de la casa materna o el encanto de la casa de los abuelos. 

Son valores que están más allá de solo ganar dinero en una negociación. Hay quienes cargan arena para vaciar una columna.

Hay quienes cargan la misma arena para construir una Catedral. Cada quien debe decirse a  sí mismo para qué carga su arena.  

Aníbal Gomez Agudelo

Corredor Inmobiliario Certificado No. 114

Director de Incaval, C.A. Asesores Inmobiliarios.

mercadeo@incaval.com.ve

Posted by on

Escasa oferta de viviendas en alquiler dispara los precios

La puerta al arrendamiento de un inmueble está cerrada. “Alquilar no es una opción para quienes no poseen una vivienda propia”, señaló Rosalinda Bruzual, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria Metropolitana.

Para verificar la afirmación se revisaron los avisos clasificados en periódicos de circulación nacional. Solo había cinco ofertas para alquilar apartamento en Caracas. Los precios oscilan entre 80.000 y 195.000 bolívares mensuales.

Arrendar un inmueble en Chuao de 54 metros cuadrados cuesta 195.000 bolívares al mes, es decir, casi 29 salarios mínimos. En los Dos Caminos para alquilar un apartamento tipo estudio, sin estacionamiento, hay que pagar 80.000 bolívares, lo que equivale a cerca de 12 salarios mínimos.

La oferta se ha contraído drásticamente y la existente es muy costosa, aseguró Bruzual. Señaló que el comportamiento de la oferta de viviendas en alquiler en el área metropolitana de Caracas, entre los años 2000 y 2011, ha sido sensible a las regulaciones y las nuevas leyes. Agregó que los efectos han sido negativos y se han manifestado de inmediato.

Precisó que en 2003 el decreto de congelación de alquileres provocó que la oferta cayera 25%. En 2006 la ordenanza de expropiación del Distrito Metropolitano de Caracas generó un descenso de 51%. Posteriormente, entre 2007 y 2008 la redacción de la reforma de la Ley de Arrendamiento hizo que se contrajera 49%. En 2011 el anuncio de la nueva Ley de Arrendamiento Inmobiliario de Vivienda continuó con el descenso de la oferta, que cayó 45%.

La representante del sector afirmó que las medidas han contraído drásticamente la disponibilidad de inmuebles en el mercado y a la larga castigan a las personas para quienes alquilar era una opción.

Centralización. Carlos Calanche, presidente de la Asociación de Propietarios de Inmuebles Urbanos, señaló que los dueños de viviendas temen no poder recuperar su bien si lo arriendan, considerando el marco legal vigente que favorece a los inquilinos y dificulta los desalojos. Indicó que 99% de los propietarios prefiere no alquilar.

El representante de Apiur refirió que la contracción del mercado inmobiliario para arrendar se aceleró con la promulgación de la Ley Contra el Desalojo y la Desocupación Arbitraria de Viviendas en mayo 2011. Normativa paralizó entonces 45.000 procesos judiciales preexistentes que se llevaban a cabo en todo el país y los remitió a la Superintendencia Nacional de Arrendamiento de Vivienda.

A esto se le sumó la centralización de las gestiones del mercado inmobiliario en la superintendencia, lo que a su juicio constituye otro impedimento para fomentar el alquiler de viviendas.

En un año y medio se han tramitado entre 60.000 y 70.000 solicitudes de desalojo, de las cuales la Sunavi únicamente ha procesado 10%, sin que esto signifique una respuesta para el propietario o el inquilino.

Calanche aseguró que la Sunavi se ha convertido en una oficina de registros de problemas entre inquilinos y arrendatarios, pero no ofrece una respuesta expedita a los casos debido a que no cuenta con capacidad operativa. Refirió que el organismo carece de personal, de infraestructura y de presupuesto.

El presidente de Apiur señaló que la superintendencia tiene sede solo en los estados Aragua, Carabobo, Mérida. Maracaibo y Falcón, lo que retrasa los procesos.

“El propietario introduce la solicitud y un sinfín de requisitos, pero para que se realicé la audiencia de mediación con el inquilino transcurre un año y medio por el poco personal”.

En el caso de que se hubiese dictado una medida de desalojo con arreglo al decreto-ley, la medida no podía ejecutarse hasta tanto se le garantizara un domicilio al afectado por la medida. Esto imposibilita la ejecución de las sentencias de desalojo porque la Sunavi no cuenta con refugios o viviendas para el inquilino y su familia.

La Cifra. 99% de los propietarios de inmuebles prefieren no alquilar, asegura Carlos Calanche, presidente de la Asociación de Propietarios de Inmuebles Urbanos

Para vacacionar. Para un grupo familiar 7 días de vacaciones en la isla de Margarita puede representar el pago de entre 17.500 y 35.000 bolívares por el alquiler de un apartamento, o hasta 42.000 por el mismo tiempo de estadía si se trasladan a Chichiriviche.

En un portal inmobiliario que ofrece apartamentos en alquiler por temporada, se encontró que un inmueble para arrendar ubicado en Margarita cuesta entre 2.500 y 5.000 bolívares diarios. El canon de alquiler de una vivienda en la avenida Concepción Mariño tiene un precio diario de 2.500 bolívares. Sin embargo, si está situado en playa Guacuco, vía a Guarame, la renta durante un día asciende a 5.000 bolívares.

En Chichiriviche, estado Falcón, un apartamento a arrendar por ocasión, de 81 metros cuadrados, tiene un precio diario de 2.500 bolívares. Mientras que otro inmueble de 50 metros cuadrados ubicado en la Ciudad Flamingo cuesta 8.000 bolívares diarios

Posted by on

Excelente iniciativa de Locatel Nuevo servicio de envios Medicinas

A partir de este próximo 16 de mayo.
Aproveche los puntos de Liberty Express ubicados en nuestras Tiendas Locatel Rohrmoser y Locatel Momentum Pinares.
Realice sus compras y envíe a sus seres queridos en Venezuela desde Costa Rica: medicinas, alimentos especiales, cosméticos y equipo médico de manera segura y garantizada.

información por medio de Facebook, si gusta también nos puede escribir al correo infocr@plenialocatelcam.com

Posted by on

La historia detrás de un Toronto

 

 
|
FOTO: PATRICK DOLANDE
ZINNIA MARTINEZ
@lacomensal

“No lo inventé, ayudé a desarrollarlo”, Ernst Weitz.
El señor Ernst Weitz salió de Polonia, justo antes de la invasión nazi. Vino a estas tierras a endulzarnos la vida. Con apenas 19 años se convirtió en aprendiz de confitero industrial en Viena —donde aprendió algunos de los secretos de lo que sería su oficio y pasión de vida. “Salí del canal de la mancha a Maracaibo huyendo de la guerra y nunca más pensé en regresar”.
Al Zulia llegó con un contrato pero pronto se mudaría a la capital: “Resulta que mis ex jefes en Viena se vinieron a Venezuela y cuando llegué a Caracas tenían la pastelería La Vienesa en Sabana Grande. Yo no sabía mucho de eso… lo mío eran los procesos industriales”. Sin embargo, al poco tiempo, Ernst pasaría a formar parte del equipo inicial de una gran industria de la confitería venezolana: Savoy.

“En el año 42 eran tres hermanos y un pequeño equipo. Todo era muy rudimentario y trabajábamos hasta 24 horas al día para lograr los primeros productos”, cuenta el señor Ernst quien estuvo en Savoy desde que las chocolatinas se vendían a locha y los llamaban “Napolitanos”.

PingPong

“El ‘Ping pong’ fue uno de los primeros éxitos. Comenzamos a venderlos en latas de dos kilos y medio y se vendían en las pulperías al detal. Pero al tiempo vimos que el producto americano se hacía en bolsita y con gran demanda. Comenzamos a trabajar la maquinaria para ese nuevo empaque. Cada producto era un reto… en Savoy trabajé en tres ocasiones pero siempre me tocaron las verdes”, señala divertido.

Desarrollar maquinarias, procesos, manejar temperaturas y empaques, resolver problemas y convertirlos en productos de consumo masivo fue su tiempo y su pasatiempo. “Ese era mi problema, para mí no era un trabajo era mi divertimento. No sé hacer otra cosa que no sea desarrollar productos, buscar soluciones, inventar cosas”, reflexiona Ernst a sus 90 años.

 

Y es así como este confitero polaco estuvo involucrado en el desarrollo de uno de los productos bandera de la Savoy, y que es hoy parte de la memoria gustativa criolla, el ‘Toronto’. “Creamos el proceso para darle a esa avellana, una cubierta de chocolate blando con pasta de avellana —primera cobertura que era muy dificultosa para trabajar y debíamos enfriar muy artesanalmente—, luego una segunda capa de chocolate y, por último, una de brillo pulido con un jarabe delgado…Una vez que estuvo desarrollado el proceso y la maquinaria, fue muy fácil pero llegar hasta allí no fue tan sencillo.”

Nunca lo es. Su experiencia lo hizo pasearse por la Marlon e involucrarse con otro tipo de productos y le tocó idear hasta la manera para lograr pelar los plátanos más fácilmente cuando los tostoncitos eran una novedad. “Trabajé hasta en el plan manicero en El Tigre con el grupo agroindustrial”. Una época de oro para el maní y el merey en el estado Anzoátegui, a mediados de los años 70.

Estuvo en Estados Unidos y en Europa aprendiendo con las grandes empresas sobre empaque y procesos y en ocasiones intentó independizarse. “‘Ernst se me sale el fondant por el fondo’, ‘Ernst se me fermenta la mermelada’… siempre que podía ayudaba a quienes consideraba mis amigos y siempre quedé contento al lograr dar con el problema. No estoy orgulloso de un producto en particular sino de las soluciones e inventos que incorporé. Es lo que me llena, no lo inventé pero lo hice, logré hacerlo…”.

Esfuerzos que no son chuchería, Ernst Weitz a pesar de su nombre y procedencia tiene mucho que ver con “el sabor venezolano”.

http://elestimulo.com/bienmesabe/la-historia-detras-de-un-toronto/

 

 

Posted by on

Lo que un joven profesional nunca debe hacer en redes sociales

La libertad de expresión se ha convertido en una de las insignias de Internet, pero hay que tener cuidado con la información que se comparte

Redes sociales, esos punto de encuentro en el que es posible contarle a tus contactos (y a los que no son también) desde qué estás comiendo hasta cómo lo pasaste el fin de semana. Pero, ¿cuánto de tu vida es prudente compartir, si tomamos en cuenta que tu perfil de Twitter, Facebook, Instagram y Linkedin puede ser visto por colegas, jefes y futuros empleadores?

Resolviendo esa pregunta es que varios medios virtuales han reflexionado al respecto, intentando dar una guía para los jóvenes profesionales, quienes, si bien mantienen –o al menos intentan- mantener un trabajo estable, aún cuentan con la energía suficiente para lanzarse de fiesta y todavía mantienen ese dejo de pasión adolescente para opinar abanderadamente –y a veces, intransigentemente-, sobre temas delicados para la sensibilidad pública.

Para no cometer errores y mantener la “cortesía virtual”, te mostramos los errores a la hora de postea

-Quejarse sobre tu trabajo, tu jefe o colegas: Comentar en tu estado que estás aburrido/a en tu trabajo, o los conflictos de personalidad que tienes con los compañeros y/o jefe, es un craso error, que te llevará, sin duda, a la lista negra en el área laboral y que, por esas casualidades de los contactos, podría hasta ser visto por un futuro empleador que puede no ver con buenos ojos que hagas público tu malestar.

Recuerda que las redes sociales son una vitrina, a la que le puedes sacar buen provecho para avanzar en tu carrera, si sabes manejarte en ellas, aconsejan en Harpersbazaar.com.

-Usar las redes como consultorio sentimental, o cualquier asunto de índole privado: Las redes no son tu diario de vida. Imagina que existe una línea que divide tu vida personal de tu vida “digital”, y mantente dentro de las fronteras, según dónde estés. Si estás en las redes, por ende, no laves tu ropa sucia.

-Publicar o ser etiquetado en fotos bebiendo y de fiesta: Sí, hay fotos y fotos. Pero lo que el sentido común debiera indicarte es que tu jefe o futuros jefes no debieran verte con la mirada distorsionada, mientras te crees el rey/reina de la noche. Mantén una imagen seria en tu trabajo y atraerás más respeto (y aprovecha las herramientas que existen para filtrar las imágenes en las que te etiquetan).

En este punto, también se puede mencionar la mención o imagen de una actividad ilícita que te involucre (ejemplo, drogas o manejar en estado de ebriedad). Claramente, algo que no le puedes confesar a un carabinero tampoco debieras compartirlo en las redes.

-Ser controvertidamente ofensivo en los posteos: Si bien, hoy por hoy, es de común uso escribir tus disgustos, como si las redes fueran el libro de quejas de todos los lugares, estamentos e instituciones reunidos, pon sumo cuidado cuando tus palabras se refieran a temas sensibles (los típicos: política, religión, etc.), ya que si llegan a leerse con un dejo de insulto hacia el resto, podría quitarte un puesto en un trabajo soñado, aseguran en Harpersbazaar.com.

-Mostrarse algo insistentemente pesado con una oferta de trabajo:A través de Linkedin o hasta Twitter se puede acceder a información tan útil para un joven profesional, como entrevistas de trabajo o cupos que han quedado libres y que se ajustan totalmente a sus intereses.

Sé educado, busca el contacto, haz saber tus intenciones, pero no te transformes en un odioso/a que envía a cada rato o todos los días nuevos mails o solicitudes para quedarte con el puesto.

-Dar información a la competencia: En la versión española de Forbes, ya habían pensado en este tema, y además de los puntos antes mencionados, reiteran el recato a la hora de compartir qué se está haciendo. Escribir lo feliz que estás en este nuevo proyecto del trabajo podría darle información valiosísima a la competencia.

 

Posted by on

¿EMPRENDER O ESTANCARSE EN UN EMPLEO MEDIOCRE?

Por @karlalarcn

-Hola, soy inmigrante tengo dos maestrías y limpio mierda en un centro comercial.

Era un cuarto disfrazado de oficina. Unos veinte metros cuadrados para aproximadamente unas veinticinco personas. Todos inmigrantes, todos diferentes, todos sin empleo o subempleados. Todos buscando trabajo.

Nadie salía del asombro al escuchar la manera como se presentó esta persona, un hombre de unos treinta años de acento latino. La misma persona encargada de presidir la reunión no sabía qué decir. Le dio las gracias con voz nerviosa e invito a presentarse a otra persona. De ahí en adelante todas las miradas se posaron en esta persona que solo miraba la nieve caer a través de la ventana.

Conseguir trabajo en esta ciudad no es fácil. La tasa de desempleo en inmigrantes es alta y más aún con empresas que prefieren a alguien de apellido Tremblay que a un Rodríguez.

Después de la presentación cada persona debía sentarse y hablar con un consejero de empleo, el cual daría su veredicto sobre las posibilidades de cada uno. Eran diez minutos para demostrar capacidades.

Mi reunión duró cinco. El consejero me valoro como “calificado con problemas”. Después pasaba a un segundo grupo, el grupo de los que no sabían dónde ubicar, ya sea por sobre calificados o simplemente porque no había ofertas disponibles de empleo.

Compartía un cuarto pequeño con un bibliotecólogo, una experta en lenguas muertas, un teólogo y 3 personas más que no sabían ni francés ni ingles. Yo soy administrador de empresas con un problema fundamental o mejor dos: No experiencia en el país, no diploma en el país. Según ellos, en este país estos son dos factores clave para poder tener un empleo en mi campo de acción.

-Pero no tiene de que preocuparse señor. Me decía una persona después de analizar mis datos.

-Le sugiero que haga una formación y al mismo tiempo consiga empleo en cualquier cosa. –Si surge cualquier duda, llámenos cuando quiera.

Un mes después empezaba en un trabajo que encontré. De ahora en adelante era el encargado de limpiar los baños del aeropuerto durante 6 horas todas las noches. Un balde, un trapero y una escoba me daban la bienvenida.

Por: @karlalarcn

 

Posted by on

Lo bueno, lo malo y lo feo de vivir en Panamá

Por Tamoa Calzadilla @TamoaC

 

Ciudad de Panamá.- Atrás quedaron los días en los que llegaban clientes curiosos a  la barra “¿Y cómo es un cachito?” “¿Qué trae una empanada?”. Roberto Arias se fajaba. “Están rellenos, salados, pero dulces, en medialuna”… pruébalos. Ya no. Este miércoles de julio a las 9 de la mañana, se da el lujo de salir de su puesto en la caja registradora a atender la visita en una de las 10 mesas que dispuso en su panadería “Los venezolanos”, ubicada en Vía Argentina, Los Cangrejos, en Ciudad de Panamá, desde hace ocho años. Chama, pana, bróder, “epa qué majn”. “Dame dos de cazón, ahí”. El movimiento no cesa. El calor se afinca por encima de los 30 grados. A esa hora es preferible la parte de adentro, bajo el sosiego del aire acondicionado. Pabellón, carne mechada, jugos. Pero no solo por eso es un reducto de Venezuela en ese hogar prestado que es Panamá para muchos. Hay banderas tricolor, un cuatro y afiches de Norkys Batista, humoristas criollos, salseros que están de paso por la ciudad y son referencia obligada en esas cuatro paredes donde se está cerrando un negocio en la mesa uno. Uno de los hombres se levanta y se acerca a Roberto con un apretón “él también es de Caracas. Va y viene”.

II

Los venezolanos han llegado como una oleada avasallante a Ciudad de Panamá y en menos de cinco años modificaron hábitos de consumo e impactaron algunos rubros de la economía de manera invasiva. Les reprochan que ponen propina adicional en las mesas, cuando ya está incluido el 7% del servicio; también que aumentaran el pago del servicio doméstico. Una clase media profesional se abre espacios en puestos laborales importantes y un “nuevoriquismo” creciente compra excéntricos apartamentos y oficinas frente al mar. Llegaron a hacer negocios y surfean en la expansión financiera y comercial, en esa suerte de paraíso fiscal. La urbe es un contraste de un cuidado casco viejo, con adoquines y edificios bajos, y una fila de apiñados rascacielos, entre los que destacan el famoso edificio Trump y el atornillado BBA. Es una ciudad que fue cocinada a fuego alto, con centros comerciales y emporios que cinco años atrás eran un terraplén.

III

A pesar de su nombre, Mike Brokker es venezolano y lleva 18 años en el país de Rubén Blades y Mano e´ piedra Durán. “Yo he visto de todo, vi a los gringos irse y a los venezolanos llegar”. Dos movimientos migratorios importantes para los habitantes, que disfrutan y padecen la nueva “invasión”. Brokker tiene una posada, está contento, y ya no tan solo. Entre un café y otro, con amigos coterráneos que se comen un pabellón, se atreve a comentar que no todo es tan bueno: “los venezolanos trajeron la ‘coima’ en todas partes, que es como le dicen aquí a los sobornos, los ‘peajes’, la ´matraca.´ Existía la corrupción, pero aquí el venezolano acostumbró al policía de tránsito a meterle unos dólares en el pasaporte que le presentaba, para salirle al paso a una multa”.

IV

La puerta se abre de sopetón y una mujer rubia saluda afectuosamente a Roberto, cruzan unas palabras, le despacha unas arepas y él le desea suerte. Él, que se graduó en el caraqueño Instituto Europeo del Pan (Iepan) y que estudió el mercado panameño durante 3 años; él, que se lanzó a la aventura en 2008 con un par de socios y luego compró sus partes, terminó por cambiar algunas cosas de su idea inicial: no vende charcutería, “porque no hay manera de cambiar la cultura panameña de hacerlo en el supermercado” y ofrecer arepas. “La gente asocia a Venezuela con las arepas y a la tercera vez que me preguntaron empezamos a hacerlas y no hemos parado”.

Al principio 85% era público venezolano el que se asomaba al mostrador atraído por el olor de la nostalgia. El otro 15% eran panameños y extranjeros con paladar aventurero. “Hoy en día la relación es 65%-35%”.

Dos mesas más allá, la rubia cierra negocios por teléfono, también en “criollo”. Guarda prolíficas historias de coterráneos que compran hasta 3 apartamentos en efectivo. Han hecho mucho dinero en estos últimos 15 años.

En 2008 y 2009, adquirían viviendas con cupos Cadivi de viajero. “Se traían a toda la familia y raspaban ese tarjetero”, confiesa alguno que pasó solo a saludar por el local. Es de los que por ahora va y viene, mientras da el paso definitivo de emigración.

V

Las cifras calculan unos 150 mil paisanos en Panamá. Hay restaurantes en el casco viejo de comida típica panameña cuyos dueños ¿son?  Exacto: venezolanos. Hubo una “calle del hambre” que sorprendió las costumbres centroamericanas, pero actualmente se está reubicando. Está el cartelón amarillo con azul profundo de Daka, la empresa perseguida en plena jornada gubernamental de rebajas, a finales de 2013. “Aquí hay más de 200 bancos, yo hice estudio de mercado antes de venir, hay hasta uno chino, y por supuesto, venezolanos como Banesco”, suelta Roberto, mientras detrás de él, las empleadas atienden con destreza el “hueco” que deja en la barra por minutos. “Todos mis empleados son panameños, todas las cocineras hacen empanadas, cachitos y arepas, hay una que está conmigo desde el principio”.

VI

Debajo del mostrador hay periódicos y muchos volantes de todo tipo. Ahí se consiguen ofertas, opciones teatrales, alquileres… “¡Coño, hermano! ¿Cómo está la vaina? tengo algo para ti”. La panadería es también una suerte de oficina de empleos, “me acaban de decir de un trabajo para fotógrafo, de 1.500 dólares mensuales”, comenta el periodista venezolano José Antonio Gil, quien cubre internacionales en “La estrella de Panamá”. Claro, hay alquileres que te pueden costar eso y más en zonas céntricas. Para pagar la mitad, hay que buscar en las afueras.

Mónica Giugni, dueña del portal www.venezuelapana.com, se incorpora a una mesa. Vivía en La Trinidad y trabajaba en un negocio familiar cuando un panameño radicado en España la flechó por chat. Tuvieron un hijo y se fueron a Panamá a probar suerte, “me gustaba saber que era un país que estaba en crecimiento y que se ganaba en dólares”. Hoy en día vive sola con su hijo panameño y se convirtió en pieza fundamental en los eventos y conexiones de paisanos. “Me dio una depre, me hacía falta mi gente y decidí crear el portal, ahora conozco a todo el mundo, suelo ayudar gente”. Le suena el teléfono y se extravía un rato en términos legales y consejos. “Me llaman por la página para preguntarme sobre estatus legal, procesos de migración, consultas de visados y todo”.

VII

“Paz”, “tranquilidad”, “seguridad”, sueltan de buenas a primera los venezolanos desde este reducto del continente americano, como respuesta a lo que consiguieron al llegar. “La familia”, “El Ávila”, “los panas”, se les antoja cuando responden por lo que dejaron. “Estamos mejor”, es leit motiv en la conversación. Sin ambages, con gestos que buscan bien adentro de lo que sienten y piensan. Sin embargo, de los más de 10 consultados, solo una dice que no quiere volver. El resto, aunque no le pone fecha, lo apunta en las ganas. “Claro uno siempre quiere volver, ojalá algún día pueda volver y estar bien en mi país”, acuña Roberto, quien no ha dejado de saludar clientes y atender un par de urgencias.

Atrás dejó su apartamento en La Candelaria y aquella Venezuela tan convulsa de 2002, cuando pensó en emigrar por primera vez, un año después de pisar Panamá por pocos días. Dejó su empleo en institución oficial, donde empezaba una cacería de brujas contra quienes no pensaban en rojo.

VIII

El taxista que conduce al aeropuerto internacional Tocumén reconoce el acento. “Tengo varios clientes venezolanos, fijos. son bien ‘chéveres”, bromea. A través de los traslados y sus propias teorías, la “invasión” comenzó a sentirla 5 años atrás. “Mientras vengan a dar trabajo está bien. Aquí les llamamos ‘los vale’ porque usan esa expresión para todo. La expresión nuestra que más se les parece es ¡Vaya a la vida!”. Empieza a escucharse en las escuelas y calles “¡Vayaalavida vale!”; y por supuesto, una mentada bien puesta y a elevado volumen.

 

Posted by on

10 consejos para trabajar por cuenta propia

10 consejos para trabajar por cuenta propia

281

Aunque ser la propia jefa es parte de la fantasía de muchas, hay algunos detalles a tener en cuenta. Aquí 10 consejos para quién están pensando en dar el paso hacia el autoempleo, que también pueden servir para las que están enredadas ordenando su propio tiempo.  Los principales retos son la gestión de proyectos, la contabilidad, la gestión del tiempo y la construcción de relaciones. El objetivo es lograr concentrarse en desarrollar el negocio sin mayores altibajos, lo que redundará en una vida personal con menos estrés y más satisfacciones.

1. Prepara un Fondo para Emergencias
Para trabajar por cuenta propia hay que saber que el trabajo va y viene, la demanda no es constante.  Y en los momentos cuando los ingresos bajan,  justo se rompe el lavarropas, la heladera falla, un caño pierda y la PC deja de funcionar, por ejemplo. Lo prudente, es estar preparada  y hacer un fondo de reserva aportando una cantidad mes a mes, y reponiéndola cuando se gasta.

Si estás pensando en renunciar a tu trabajo actual sería muy bueno que tuvieras fondos suficientes para vivir al menos tres meses sin nuevos ingresos.

Lo conveniente es tomar una planilla de cálculo y hacer un presupuesto estimativo para saber cuánto necesitamos mensualmente para vivir sin demasiados sobresaltos. Si estás pensando en renunciar a tu trabajo actual sería muy bueno que tuvieras fondos suficientes para vivir al menos tres meses sin nuevos ingresos.

2. Prepara Material de Promoción
Dependiendo de la naturaleza de tu trabajo va a ser necesario mostrar algo al potencial cliente. Si por ejemplo eres diseñadora, puedes hacer una selección de tus mejores trabajos y presentarlos en una carpeta o portfolio. También puedes tenerlo online y dirigir allí a tus clientes.

3. La oficina en casa
Cuando decides trabajar desde la propia casa,  hay que tener en cuenta la sociedad en la que se trabaja y las expectativas que ésta tiene sobre la actividad. Si decides trabajar desde casa debes tratar de dar la imagen más profesional posible y tratar de separar familia y trabajo, (Aunque vivas sola). Es importante amueblar el espacio de trabajo lo mejor posible. Por supuesto siempre depende de la actividad,  si eres escritora puedes aprovechar un dormitorio grande para instalar tu escritorio. En cambio, si recibes visitas de clientes eso ya no es posible. Cuando falta presupuesto, se requiere imaginación.

4. No aceptes cada trabajo que se presente
Ante el miedo a no contar con un salario a fin de mes, la tentación lógica es tomar cada trabajo que se presenta. Pero hay que prestar atención para no llegar a estar desbordadas por un montón de trabajo poco rentable, y vulnerables ante clientes abusivos.

5. Prioriza la Calidad
El consejo anterior es difícil de digerir, y por eso es muy probable encontrarse (sobre todo el primer tiempo) bajo la presión de las fechas de entrega (que siempre suelen adelantarse) y un enorme volumen de cosas por hacer. Sin embargo no deberías bajar la calidad prometida, eso es lo único que garantizará el flujo de clientes.

6. Haz trabajos “pro bono” de vez en cuando
Una buena manera de hacerse un nombre es hacer trabajo ad honoren para caridad y diversas organizaciones sin fines de lucro.  La exposición que obtengas te podrá ayudar a conseguir otros trabajos (esta vez pagos) que bien pueden compensarte el tiempo invertido en los otros.

7. No te apresures a dar tus tarifas
Los principiantes en general se entusiasman tanto ante la perspectiva de un nuevo trabajo que se apresuran a pasar sus honorarios antes de haberlo evaluado correctamente. A veces pasar un presupuesto demasiado bajo luce poco profesional. Además se hace difícil cumplir y algunos optan por bajar la calidad, aunque nunca es una buena opción. Poner precio al propio trabajo es un ejercicio que debe aprenderse rápidamente. Debes estar informada de los precios en el mercado de tu actividad.

Una buena manera de hacerse un nombre es hacer trabajo ad honoren para caridad y diversas organizaciones sin fines de lucro. Obtén toda la información que puedas y dile al cliente que vas a evaluar bien el trabajo y que en tantos días lo llamarás con un presupuesto y un listado de todas las tareas implicadas para corroborar, para chequear si ambos entendieron lo mismo. Un listado de tareas te da pie para negociar el presupuesto.

8. Administra tus contactos
A medida que pasa el tiempo vas adquiriendo una gran cantidad de contactos que necesitan ser gestionados. Ya no se puede tener un ficherito con las tarjetas juntadas en reuniones de networking, exposiciones o seminarios. Toda esa información es muy valiosa si es gestionada adecuadamente, en caso contrario pronto se transforma en un montón de tarjetas inservibles…

Es posible armar una base de datos con el programa Filemaker, con el tiempo puedes incorporar más  funciones que permiten hasta llevar la cuenta de la facturación. Con este software de bases de datos, una vez ingresada la información se pueden agregar cosas continuamente y hacerla cada vez más útil.

9. Que lo urgente no tape lo importante
Cuando las cosas comienzan a funcionar puede suceder que de tan ocupadas se nos escapan las cosas importantes. Por lo tanto, de entrada deberías hacerte una rutina en tu agenda para: contabilidad, cuentas a cobrar, cuentas a pagar, impuestos, archivar, tirar lo que no sirve (esa limpieza que sólo tú puedes hacer), planificar futuras actividades, agendar seguimientos, etc. Todas estas tareas no generan ingresos en forma directa pero aún así son esenciales.

10. Aspectos legales
En realidad este debería ser el primer punto. ¿Existen restricciones en tu área para establecer tu negocio? ¿Necesitas una habilitación? ¿Debes tener una estructura legal o puedes comenzar más informalmente? Las respuestas a todas estas preguntas difieren de país en país y en cada país también difieren internamente según cada comuna, es tu trabajo averiguarlo. Hablar con colegas siempre ayuda.

Fuente: Mujeres de Empresa

Posted by on

La Importancia del Sector Inmobiliario, Las Leyes y su sobrevivencia

 

 

 

Libia Irene Mora Mora

Vicepresidente de Rodima Soluciones Inmobiliarias

Desde hace algún tiempo venimos observando cómo el Sector Inmobiliario ha sido puesto a prueba por todo tipo de leyes, decretos y regulaciones emanadas de los diferentes entes gubernamentales, con legitimidad o sin ella,   sin embargo, pese a las múltiples presiones el sector ha logrado sobrevivir, más que por el compromiso y la gallardía de quienes hacen vida en él (ambos entregados y manifestados al límite), porque el sector forma parte de un engranaje que termina afectando toda la cotidianidad nacional no solo en lo económico, financiero, comercial , laboral sino en lo social; y es eso, precisamente, lo que ha hecho que, aún cuando la mayoría de los esfuerzos van dirigidos al exterminio, el sector haya logrado sortear muchos de los escollos y siga vivo, debilitado sí, pero vivo. Ahora bien, ¿podrá el sector seguir vivo mucho tiempo más? ¿Será posible que se retomen las conversaciones para poder adecuar ciertos instrumentos legales que, a todas luces, son desproporcionados y que han paralizado algunas operaciones? ¿Será factible que deje de pesar sobre nosotros la espada de Damocles de la expropiación en virtud que todos los instrumentos legales que nos rigen establecen o declaran la utilidad pública? ¿Podremos en algún momento ser vistos como un sector de suma importancia en la vida nacional o seguiremos siendo catalogados como delincuentes, especuladores y estafadores?   No se trata de evadir responsabilidades, ni de decir que no hayan podido existir errores o excesos o de solidarizarse automáticamente con quienes hayan podido incurrir en delitos o faltas por el solo hecho de ser parte del sector inmobiliario, lo que se haya hecho mal debe corregirse, lo que se pueda mejorar debe hacerse, los excesos no deben cometerse y quien, en definitiva, haya actuado mal debe pagar por lo que hizo, sin embargo, las leyes no pueden hacerse partiendo de la base que todo el sector es especulador, estafador o delincuente o que todos los arrendatarios, compradores, administrados son las víctimas, las leyes deben hacerse de manera general, para regir situaciones, hechos y comportamientos de los cuales derivan consecuencias no sobre premisas subjetivas o por conveniencia política. El exceso de una parte no debe compensarse con el exceso de la otra o peor aún con el exceso del Estado ya que esto trae como consecuencia, inevitable, la paralización, la incertidumbre, la escasez y la anarquía.  Debe hacerse un esfuerzo por procurar la equidad en las relaciones inmobiliarias, debe buscarse el equilibrio entre las partes y no debe seguirse trasladando las consecuencias de la incompetencia y el incumplimiento del sector público a los particulares.

EL Sector inmobiliario genera empleo directo e indirecto, tanto cuando está en la fase de construcción y promoción como cuando ya los inmuebles han sido entregados a sus propietarios o dados en arrendamiento, pues cada local que se alquila es una unidad de producción de bienes y servicios que requiere inversión y recurso humano, cada vivienda entregada requiere una adecuación que, igualmente, utiliza recurso humano, pero por sobre todo el sector inmobiliario coadyuva en el sueño de todos los venezolanos de tener una vivienda digna y propia. El Sector Inmobiliario es un gran motor de la economía nacional y un gran motor de la evolución social de nuestro país.

Gobierno y Gremio debemos remar juntos, sin etiquetas, mejorando lo que se deba mejorar y cambiando las Leyes que se deban cambiar, nada hacemos con una Ley que permita a un arrendatario que incumpla permanecer en un inmueble indefinidamente si eso hace que otros venezolanos no puedan acceder a una vivienda, esa Ley deja de tener eficacia social, pues va contra los intereses de una mayoría que tiene necesidades básicas y fundamentales, como lo es la vivienda; Nada hacemos con una Ley que permita que un deudor hipotecario deje de pagar por una año su crédito si eso genera más trabas burocráticas para el otorgamiento de los mismos, excesos de requisitos y plazos; nada hacemos con una Ley de arrendamiento comercial que, en principio tiene muchos visos buenos, pero que se traduce en una Ley onerosa y de difícil aplicación para los pequeños propietarios y que ni el mismo estado sabe en definitiva como aplicarla, Sundee por una parte notarias por otra, ordenes y contraordenes.

El Sector Inmobiliario Nacional es fundamental para el desarrollo social y económico del País no lo dejemos morir!

 

Libia Irene Mora Mora

Vicepresidente de Rodima Soluciones Inmobiliarias

Anuncio 728x90

COLOCA TUS VIDEOS DE YOUTUBE

Al Publicar tu Propiedad Puedes colgar tus videos promocionales de tus propiedades ¿Como? ¡Muy Fácil!

Read more

Agencias Inmobiliarias ¿Como anunciarte?

Hola publicando en la pagina miapartaco.com te da la mejor publicidad para tu inmueble desde fotos a todo color, suficiente espacio la descripción de tu inmueble hasta publicidad en las redes sociales

Read more

Ayuda

Si tienes alguna duda comunícate con nosotros por via E-mail info@miapartaco.com o comunícate por via telefónica +584122363716

Read more